Bienvenido visitante, puedes iniciar sesión o registrarte

Lo mejor para tu bebé

La Higiene del bebé y del lactante




La higiene del recién nacido y del lactante tiene como objetivo primordial evitar posibles enfermedades infecciosas y proporcionar bienestar al niño. 

La higiene, junto con la alimentación y el descanso favorecen su bienestar y, por tanto, su salud. Pero aparte de ser una actividad superficial y rutinaria dirigida a responder una necesidad de seguridad para proteger el cuerpo de agentes infecciosos o tóxicos, tiene un objetivo educativo que va más allá y que es convertir esta actividad en un hábito que el niño pueda realizar de forma autónoma. 

La higiene debe incluir la limpieza personal, el cambio de pañal, la higiene de la ropa y el calzado y la limpieza bucal. Las actividades de higiene personal forman parte de la función de crianza y formación que corresponde al adulto que acoge al niño. Autonomía personal y salud infantil

Atención y cuidado de la higiene de los niños

Los bebés y lactantes necesitan que los adultos cubran todas sus necesidades en relación con la higiene durante bastante tiempo. Los principales responsables de la higiene personal de los niños son las mismas familias, sobre todo en los primeros meses de vida del niño. 

Cuando el niño comienza a asistir al centro educativo, además de la familia, el educador infantil compartirá esta responsabilidad y deberá: 

• Velar para que los más pequeños estén cómodos en todo momento.

• Incidir en convertir estas rutinas en hábitos.

• Concienciar de su importancia en situaciones donde detecte una carencias za en las condiciones higiénicas de algún bebé