Bienvenido visitante, puedes iniciar sesión o registrarte

Lo mejor para tu bebé

09

Nov. 2015

Maternidad

Como empezar la introducción de alimentos, sabores y texturas nuevas

Siempre nos asalta la duda de como introducir los alimentos poco a poco en la dieta de nuestro bebé. Esperamos ayudarte con el siguiente artículo a modo de introducción a la alimentación de tu bebé.

La leche -materna o artificial- es el primero de todos los alimentos que toma el niño. Por tanto, en el momento de comenzar a introducir alimentos, hay que tener en cuenta que está habituado a un solo sabor, textura y color. Así pues, cada alimento que introducimos en la dieta le será todo un descubrimiento; por eso mismo es importante que esta introducción se haga bien despacio y, sobre todo, evitar mezclar más de tres alimentos por comida.

Si preparamos un triturado con calabacín, judías verdes y zanahoria, obtendremos un mezcla demasiado heterogénea, en la que no predomina ningún gusto, y con una textura más bien espesa. En este caso, podríamos hacer un triturado con zanahoria; así, el niño puede saborear su dulzura y cremosidad, y descubrir el color naranja.

Image and video hosting by TinyPic

A la hora de cocinar, utilizaremos alimentos provenientes de la agricultura ecológica y que sean de temporada. Comer lo que crece a nuestro alrededor nos permite conocer el entorno donde vivimos. Los alimentos ecológicos son más sabrosos y, en el caso de los niños, son más fáciles de aceptar.

Otros ejemplos: Patata y zanahoria o lentejas rojas y calabacín.
En esta primera etapa, cocinaremos habitualmente al vapor, exceptuando los cereales, que se deben hervir con una proporción de agua específica.
Hay diferentes maneras de cocinar al vapor: mediante un accesorio de vapor que se acopla a la olla, con una olla de vapor, o bien con la Babycook, un aparato eléctrico que sirve para cocer y triturar.

Para la cocción, recomendamos utilizar agua mineral -de botella o de osmosi-, y no del grifo. La de mineralización muy débil es la más adecuada, ya que, en este caso, el agua también es un alimento que sirve para cocer y que nos ayuda a trabajar la textura que buscamos.

Comenzaremos con purés y, progresivamente, tenderemos hacia una textura con más trocitos, tipos semi triturado. Es necesario que vayamos variando la textura poco a poco para facilitar, más adelante, la introducción a los alimentos sólidos, que de esta manera se aceptarán de forma natural. No es recomendable que el niño coma siempre un triturado fino, ya que esto puede llegar a comportar dificultades a la hora de hacer el cambio.

Evolución de la textura:

Puré de zanahoria> semipuré> trocitos de zanahoria> zanahoria

El tiempo de trituración es muy corto; por eso siempre es mejor hacerlo treinta minutos antes de la comida. De todos modos, si algún día nos vamos, podemos dejarlo hecho antes o también tenemos la opción de llevarnos potitos ecológicos. Para calentar, recomendamos el baño maría en detrimento del microondas.

comments powered by Disqus