Bienvenido visitante, puedes iniciar sesión o registrarte

Lo mejor para tu bebé

20

Nov. 2015

Embarazo

Alimentación General en el embarazo


A través de la sangre y del cordón umbilical, le proporcionas al feto todos los
elementos nutritivos que necesita, pero eso no significa que debas comer por dos. Cuando estás embarazada requieres un aporte algo mayor de lo habitual en proteínas, vitaminas y sales minerales, pero en cambio tendrás que reducir las proporciones de grasas e hidratos de carbono.

Es preferible que hagas seis comidas pequeñas en lugar de tres copiosas. Al preparar los menús debes tener en cuenta que los productos frescos, enteros y crudos conservan mejor sus cualidades que aquellos que se ingieren muy cocidos o elaborados y que se deben comer con moderación los alimentos difíciles de digerir.

Las necesidades energéticas aumentan sólo un 10% durante el embarazo, por lo que no se deberían sobrepasar las 2.500 kcal diarias con una actividad media. Conviene evitar un incremento de peso demasiado rápido en el transcurso de los seis primeros meses.

El cuerpo necesita de 70 a 90 g. de proteínas diarias, que se hallan preferentemente en la carne, los huevos, el pescado blanco y los productos lácteos. 



Debe limitarse el aporte de hidratos de carbono. Durante los 6 primeros meses las necesidades diarias se cifran entre 250 y 300 g. y en los tres últimos meses de 350 a 400 g.
Los hidratos de carbono están contenidos principalmente en las patatas, el pan, el azúcar, el arroz, las pastas y algunas frutas.
Tan sólo son necesarios entre 50 y 60 g por día.En algunas ocasiones la grasa queda oculta como ocurre en algunos productos de charcutería, la carne de cerdo, los quesos grasos, los huevos y los frutos secos. 


Conviene ingerir las cantidades adecuadas de sales minerales. Las frutas y las verduras contienen una gran diversidad de estas sales. Las verduras se pueden comer crudas o sin cocerlas demasiado, y tanto las frescas como las congeladas poseen idéntico valor nutritivo. Entre las sales minerales hay que destacar especialmente el calcio y el hierro.

Es importante ingerir doble cantidad de calcio desde el momento de la concepción, ya que los dientes y los huesos del bebé comienzan a formarse en la quinta o sexta semana. Los productos lácteos (leche, queso, yogur) y los huevos son una fuente importante de calcio. 


El Hierro es básico para producir hemoglobina en la sangre. Contienen este mineral las carnes rojas como la ternera, el cordero y el buey, el hígado y los riñones.

Las VITAMINAS son indispensables en el proceso de gestación.La leche y las zanahorias son ricas en vitamina A; el pan integral; el hígado y los cereales lo son en vitaminas del grupo B; las frutas, principalmente los cítricos, y las verduras verdes en vitamina C, y el aceite de hígado de bacalao, la mantequilla y el pescado en vitamina D.


A medida que avanza el embarazo, se agudiza la tendencia al estreñimiento y debe combatirse con una alimentación rica en fibra. Las frutas y las verduras crudas, el salvado y los cereales integrales son alimentos ricos en fibra que deben ingerirse por lo menos una vez al día.

Debes beber agua, zumos de frutas y leche, y también puedes tomar bebidas tonificantes como el café o el té. No te perjudicará tomar ocasionalmente un vaso de vino con las comidas, pero debes evitar los productos con un alto grado de alcohol.


Durante el embarazo se necesita una mayor cantidad aunque no es necesario un aporte suplementario ya que generalmente todos consumimos demasiada sal. 

No obstante, su exceso puede causar la hinchazón de las articulaciones y de las piernas.

Esperamos haberte ayudado con estos consejos sobre la nutrición durante el embarazo.

comments powered by Disqus